Archivo

Archive for the ‘Globalización’ Category

Ejemplo del saqueo que se está produciendo a nivel mundial

Vodpod videos no longer available.

CARTA ABIERTA de Mikis Theodorakis Y Manolis Glezos

16 febrero 2012 Deja un comentario

En tiempos antiguos, la condonación de la deuda por Solón, de las deudas que obligaban a los pobres a ser esclavos de los ricos, reforma llamada de Seisachtheia, ,sentó las bases para la aparición, en la antigua Grecia, las ideas de la democracia, la ciudadanía, las políticas y Europa, los fundamentos de la cultura europea y mundial.

Luchando contra la clase de la riqueza, los ciudadanos de Atenas señalaron el camino para la constitución de Pericles y la filosofía política de Protágoras, quien dijo: ” El hombre está muy por encima de todo el dinero”

Hoy en día, los ricos están tratando de tomarse la venganza en la mentalidad humana: “Los mercados están muy por encima de todos los hombres” es el lema que nuestros líderes políticos abrazan gustosamente , aliados al demonio dinero como nuevos Faustos.
Un puñado de bancos internacionales, agencias de información, fondos de inversión, una concentración mundial del capital financiero sin precedente histórico, reivindican el poder en Europa y en todo el mundo y preparan la abolición de nuestros estados y nuestra democracia, con el arma de la deuda, para esclavizar a la población de Europa, poniendo en el lugar de las imperfectas democracias que tenemos a la dictadura del dinero y la banca, el poder del imperio totalitario de la globalización, cuyo centro político está fuera de la Europa continental, a pesar de la presencia de poderosos bancos europeos en el corazón del imperio.
Leer más…

Más allá de la crisis

8 febrero 2012 Deja un comentario

Una conferencia para el debate.

De lo que quisiera hablarles no es tanto de la crisis actual como de lo que está ocurriendo más allá de la crisis: de algo que se nos oculta tras su apariencia. Para explicarlo necesitaré empezar un tanto atrás en el tiempo.
     Nos educamos con una visión de la historia que hacía del progreso la base de una explicación global de la evolución humana. Primero en el terreno de la producción de bienes y riquezas: la humanidad había avanzado hasta la abundancia de los tiempos modernos a través de las etapas de la revolución neolítica y la revolución industrial. Después había venido la lucha por las libertades y por los derechos sociales, desde la Revolución francesa hasta la victoria sobre el fascismo en la Segunda guerra mundial, que permitió el asentamiento del estado de bienestar. No me estoy refiriendo a una visión sectaria de la izquierda, ni menos aun marxista, sino a algo tan respetable como lo que los anglosajones llaman la visión whig de la historia, según la cual, cito por la wikipedia, “se representa el pasado como una progresión inevitable hacia cada vez más libertad y más ilustración”.

Leer más…

Palabras desde Atenas

10 noviembre 2011 Deja un comentario

.

¿Es la democracia condición para el desarrollo económico?

(PD).- Las teorías que relacionaban democracia y desarrollo económico han quedado obsoletas. Existen actualmente países democráticos con bajísimos niveles de desarrollo económico, y algunas democracias pobres que se desarrollan fuertemente, como China.

Explica Ferran Requejo en Safe Democracy que en el mundo de las Ciencias Sociales no es extraño encontrar algunas ideas intuitivas o de sentido común aceptadas como verdades universales durante años y que luego resultan ser falsas al estar basadas en una escasa información empírica. Es el caso, por ejemplo, de ciertas ideas sobre la relación entre democracia y desarrollo económico.

En este sentido, hace pocos años se solía admitir, por un lado, la necesaria existencia de un umbral mínimo de desarrollo para establecer un sistema democrático; por otro, que cuando un país accede a la democracia accede al desarrollo económico.

Ninguna de estas dos ideas resiste la comparación con los datos empíricos actuales. Existen países democráticos con niveles bajos de desarrollo, y algunas democracias pobres no se desarrollan o tienen muchas dificultades en hacerlo.

CAMBIO EN LOS PARADIGMAS DEMOCRÁTICOS

La primera idea es recurrente en las teorías de la democracia desde que Aristóteles formuló la conveniencia de contar con una importante clase media como factor de estabilización de las democracias. En el siglo XX, las condiciones económicas mínimas tuvieron su referencia en la obra del politólogo norteamericano Seymour Martin Lipset. Sin embargo, los estudios de política comparada realizados a finales de siglo mostraron la existencia de democracias –en un sentido laxo de celebración de elecciones pluripartidistas con ciertas garantías– en países pobres (es decir, aquéllos con rentas per cápita por debajo de 3.000 dólares).

Por otra parte, en la actualidad tampoco existe el contraste que se daba hasta la década de los años ochenta del siglo pasado entre una minoría de países ricos o desarrollados frente a un gran conjunto de países en vías de desarrollo. Más bien el contraste se da hoy entre tres grupos de países: los desarrollados, los que están en vías de desarrollo (India, China, etcétera), y los países que prácticamente no se desarrollan.

Un 70 por ciento de estos últimos está situado en África, mientras el resto está básicamente en Asia central y en el sudeste asiático, y un grupo heterogéneo de Estados que agrupa Haití, Bolivia, Corea del Norte y Yemen. Este tercer grupo agrupa más de 50 países y mil millones de habitantes. Mientras la vida media de los países en vías de desarrollo es de 67 años y su mortalidad infantil es de un 4 por ciento, en el tercer grupo las cifras respectivas son de 50 años y un 14 por ciento.

Los datos empíricos muestran que algunos de estos países del furgón de cola del desarrollo son democráticos. Y están estancados. Algunos incluso empeoran paulatinamente sus cifras macroeconómicas. Superar esta situación parece francamente difícil para este grupo de países.

LA GLOBALIZACIÓN: BUENA PARA UNOS, MALA PARA OTROS

La globalización actual está siendo provechosa en términos de desarrollo para los países del segundo grupo (en vías de desarrollo), pero está resultando nefasta para los del tercer grupo, incluso cuando disponen de recursos naturales (como el petróleo en Nigeria).

A veces inclusive se habla de la condena o de la trampa de los recursos naturales. Su posesión genera consecuencias no deseadas en la economía interna. Dichos países no logran diversificar las exportaciones, y sufren tanto una fuga de capitales como una emigración constante, especialmente de personas con formación.

La descapitalización de estos países es, así, doble (financiera y de capital humano cualificado –técnicos, médicos, etcétera-). Son frecuentes, además, los casos de corrupción y los enfrentamientos armados.

En los casos de países democráticos de este tercer grupo, los datos parecen indicar que es más importante que haya libertad de prensa y mecanismos de control del poder a que se celebren elecciones. Es decir, que existan instituciones y procedimientos de liberalismo político, más que de participación electoral.

Categorías:Economía, Globalización, Política Etiquetas:

El boicot a los JO

No es muy creíble aunque por bien merecido si seria adecuado. Una medida de esa naturaleza, si se pudiera llevar a cabo, desencadenaría un Tsunami comercial de difícil cálculo en sus consecuencias.

Es tal el cúmulo de intereses que hoy se cruzan con la China, que los miramientos que durante la guerra fría se contemplaban, hoy ya no son políticos o estratégicos se cuantifican en millones de €uros.

Patentes, diseños, técnicas, materiales que hoy se mantienen en la cuerda floja de unas protecciones internacionales de difícil salvaguarda, se verían apropiadas, devoradas por la industria china, que es el mayor poder que hoy tiene ese gigante. Lo atómico y bélico ya es de segunda derivada.

Tienen al mundo libre a sus pies y hacen en su casa lo que les conviene, pues la industria y comercio de los que se dicen desarrollados depende de la China.
El mundo, que se cree libre y democrático, ha puesto demasiados huevos en la misma cesta. En esa gran cesta con capacidad de devorar cuanto le quieran ofrecer, como el dragón de las fiestas. En la cual jamás habrá derechos humanos en la medida que desde aquí se conciben.

Los centros de producción , sus obreros, que se alimentan de los países desarrollados, bastantes derechos tienen ya que comen todos los días y tienen una cama donde dormir, y eso es un gran logro para esa gente. ¿Derechos humanos? Ya tienen todos. Y las autoridades lo saben que ese es el camino para seguir cogiendo a occidente por las partes blandas. Y occidente lo sabe, pero no cree lo de las partes blandas. Pero si pregonan el comercio justo los de las esposas olímpicas.
¿Piensan alguien que en China va a ocurrir como actualmente en las fabricas de Renault en Rumanía? La UE. Una huelga de trabajadores reclamando un 50% de incremento salarial y la fábrica parada, la que mas ventas esta produciendo de ese coche el Dacia Logan en Europa.

Si Rumanía no estuviera en la UE seguiría produciendo y nadie se hubiera movido. Por tanto alguien se tiene que dar cuenta y decir que precios bajos, implica salarios bajos, derechos cero y márgenes florecientes. Y por consiguiente que alguien lo tiene que hacer, para seguir viviendo bien aquí. Y la China lo sabe hacer bien y tiene todo siempre en alerta para que nadie se mueva. ¿Que sorpresa se lleva ahora occidente? Los Chinos no entienden nada, se estan riendo a carcajadas.

Era bonito el cartel de los activistas con los aros olímpicos formados con esposas relucientes y en Olympia. Y mas bonito como se dejaron apalear por la policía griega En Atenas. Pero no van al Tibet a enseñarle la pancarta a la policía china. Tampoco estuvieron cuando se le adjudicaron las juegos a la China y los derechos humanos estaban al mismo nivel en ese país que hoy. ¿Los organizadores esperan que China rectifique? Pero que ilusos, se celebraran sin problemas. Todos los occidentales participantes, sus representantes, estarán presentes en la ceremonia de apertura el 8 del 08 del 08 a las 8 H. como esta decidido. Nadie faltara. Hay del que se deslice y quiera aparecer como aquel que paro el tanque en la Plaza de Tiananmen en el 89.

El negocio de China es mantener su nivel de salarios, como el negocio de Fidel, lo que pasa es que Fidel no fabrica nada solo pone el suelo y la mano de obra, el clima le da el resto y USA le ayuda con el embargo, sin este, a nadie le podría echar la culpa de su ruina. ¿Se imaginan un embargo a China de esas características y todas las industrias y comercios de occidente cerrados por no recibir productos, ni ordenadores, ni piezas, ni chatarras, y los mercadillos sin mercancías? ¿Y los puertos? Y esos porta- contenedores como ciudades de mil pisos y esos transportistas y todo lo que la China gobierna en el mundo.

Si levantara la cabeza Gengis Khan y viera su vastísimo imperio conquistado simplemente con inmensos contenedores lleno de mercaderías, mejores soldados que los del Caballo de Troya, sin soldada ni ración y Marco Polo su soñada globalización, seguro que tampoco entendería lo de las relucientes esposas olímpicas. Pues sin ellas no viviría bien occidente.

Emilio Castellote Madrid.

Los nuevos siervos de la gleba

25 octubre 2007 Deja un comentario

por Mark Sommer

Los estadounidenses disfrutan de una ventaja en su economía personal pues pagan por los alimentos que consumen menos que cualquier otra nación. En cambio, esos alimentos baratos son considerablemente caros para la salud, la seguridad, los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores, en amplia mayoría inmigrantes, que producen tales alimentos en Estados Unidos.

El sistema industrial que suministra esos alimentos está implicado en la utilización de mano de obra barata y se aprovecha de la poca rigurosa aplicación de las ya débiles normas laborales, lo que significa a menudo peligrosas condiciones de trabajo, abusos físicos y sexuales que en casos extremos han sido comparados a una moderna esclavitud.

En algunos aspectos, las condiciones laborales para estos trabajadores son apenas algo mejor que las documentadas por el periodista Edward R. Murrow hace medio siglo, cuando reveló la existencia en Estados Unidos de una hasta entonces desconocida clase marginal de trabajadores inmigrantes que debían soportar explotaciones de todo tipo durante las cosechas de tomates a mediados de los años 50 en Immokalee, Florida.

Allí, como en muchas otras partes en Estados Unidos, inmigrantes desarraigados, en su gran mayoría de América Central, cosechaban productos alimenticios que ellos mismos no estaban en condiciones de comprar.

Actualmente, la misma región es el escenario de una lucha épica de los trabajadores inmigrantes en reclamo de unas condiciones decentes de trabajo. Esos trabajadores viven en promedio unos 49 años, mientras que el promedio de vida de los estadounidenses es de 78 años. El ingreso medio anual es de sólo 7.500 dólares -6.500 en Florida- en tanto que el ingreso familiar medio en Estados Unidos es de 48.000 dólares.

Si se tiene en cuenta la inflación, el ingreso de los trabajadores inmigrantes cayó en 60% en los pasados 20 años. Cada año, 20.000 trabajadores rurales requieren tratamiento médico por envenenamiento agudo causado por los pesticidas y muchos otros casos no son denunciados.

El granjero no es el gran ganador en este sistema.

Mientras que los agricultores de Florida reciben 10 dólares por un cajón de 25 libras de tomates, los recolectores reciben 45 centavos por 32 libras, o sea menos del 5% de lo que obtienen los granjeros. Sin embargo, el granjero no es el gran ganador en este sistema. Las grandes cadenas de comida rápida ejercen una intensa presión hacia abajo en el pago a los granjeros, quienes a su vez recortan los salarios de los trabajadores para mantener su propio margen de ganancia.

De frente a esas sombrías realidades, a principios de los años 90 un grupo de trabajadores agrícolas de Florida que se autodenominó “Coalition of Immokalee Workers” (CIW) comenzó a organizarse. Por medio de paros parciales y huelgas generales, en 1998 los trabajadores de Immokalee obtuvieron de las industrias del alimento aumentos de entre 13 y 25%. Una serie de campañas altamente publicitadas tuvo éxito en persuadir a Taco Bell, Pizza Hut, Mac Donald’s y otras empresas a aumentar en un centavo por libra el pago a los trabajadores de Immokalee.

Sin embargo, para otorgar condiciones de subsistencia plena a los trabajadores inmigrantes hará falta más que un poco de aumento salarial. Requerirá un cambio sistémico. No sólo se deberán pagar salarios dignos a los trabajadores rurales sino que además las normas gubernamentales deben llevar las prácticas laborales agrícolas a la altura de los estándares de los derechos humanos globales.

Sistema global de producción de alimentos; grandes costos escondidos

Éste no es sólo un problema de Estados Unidos. En un cada vez más integrado sistema global de producción de alimentos, los consumidores ricos en América del Norte y Europa se han acostumbrado a aguardar bajos precios en los alimentos. Pero esos precios, que son bajos para ellos, tienen grandes costos escondidos en materia de combustibles y transporte, de devastación ambiental, de explotación de los trabajadores y de conflictos sociales.

Gran parte de los alimentos que llegan a nuestras mesas en Estados Unidos han sido cultivados y cosechados en lugares distantes por agricultores marginales que reciben una minúscula porción de lo que nosotros pagamos por esos productos. Expulsados de sus tierras por los tremendamente bajos precios de las materias primas terminan por agolparse en las ciudades del mundo en desarrollo en busca de trabajo.

Al fracasar, su desesperación se convierte en un caldo de cultivo para la delincuencia o para movimientos extremistas. Nuestra abundancia no debe ser construida sobre la base de su indigencia.

El fabricante de automóviles Henry Ford, un capitalista que actuaba en su propio interés, entendió este principio elemental cuando insistió en pagar a sus trabajadores lo suficiente como para que pudieran comprar los automóviles que construían. ¿Cuánto queremos pagar por los alimentos que comemos para asegurar que aquellos cuyo trabajo trae esa comida a nuestras mesas reciban un pago suficiente como para que también la puedan comer?

Mark Sommer, es el director del programa radial internacional ‘A world of possibilities’.