Archivo

Archive for the ‘Etica’ Category

Entre 11 y 21 millones: el sueldo de los jefes de las grandes farmacéuticas

Para que existan estos sueldos los medicamentos son abusivamente carísimos …y mucha gente tiene que morirse pues no los puede comprar!!!

La salud es uno de los derechos básicos y fundamentales de los seres humanos y por ello no puede estar a los vaivenes de los “sacrosantos mercados”, que es un eufemismo para ocultar la avaricia sin límites que constituye la carta de naturaleza de las grandes empresas en pos del objetivo prioritario de la corriente económica neoliberal … la ACUMULACIÓN!!!.

Leer más…

Anuncios

El sabotaje de las farmacéuticas a una terapia eficaz contra el Cáncer

Ejemplo del saqueo que se está produciendo a nivel mundial

Vodpod videos no longer available.

1984 se acerca peligrosamente

1984 (novela) Wikipedia

1984 (novela) Leerla en Scribd

No puede sorprendernos que la respuesta del gobierno español a los abusos policiales cometidos en Valencia sea precisamente la voluntad de incrementar la ‘‘protección’’ de la policía frente a los manifestantes. El sistema se encuentra en plena crisis, tanto económica como política, y su reacción es, naturalmente, protegerse contra el consabido enemigo. Debemos tener muy presente que los países occidentales en los que la crisis es más virulenta suponen el eslabón más débil del conjunto del sistema capitalista, ya que pueden ser, precisamente, la punta de mecha por la que la llama empiece a prender.

Nos enfrentamos, en definitiva, a unos recortes de derechos laborales y civiles sin precedentes en el contexto de las democracias liberales de Occidente. Los abanderados de éstas, los Estados Unidos de América, liderados por el ínclito (nótese la ironía) Barack Obama, amenazan con 10 años de cárcel a quienes protesten sin autorización del Gobierno. Otro síntoma del pretendido control sobre las masas es el cerco que se va tejiendo sobre Internet, uno de los pocos espacios que escapan al control del poder. Las caretas se van cayendo. Por si esto fuera poco, resulta que los abanderados de la democracia son los mismos que tienen un campo de concentración en el que se tortura a personas que ni siquiera han sido juzgadas so pretexto de la ‘‘guerra contra el terror’’, los mismos que se sustentan en una pantomima democrática hecha por y para las corporaciones, los mismos que tienen a casi el 1% de su población adulta encarcelada, los mismos que ejecutan legalmente a personas inocentes, los mismos que patrocinan acciones terroristas contra quienes no se someten a su voluntad, los mismos que niegan la atención médica a los más desfavorecidos y así podríamos continuar hasta el infinito.

Leer más…

‘Inside Job’: historia de la avaricia

nada aterra más que la realidad económica

Siempre he opinado que las cosas que suceden hay que explicarlas de la mejor manera posible para que la gente entienda a cabalidad todas las situaciones que les afectan en su vida; en ese sentido, el documental Inside Job (Oscar al mejor documental 2011) es un documento de extraordinario valor pedagógico para entender por que estamos viviendo la crisis económica actual y sobre todo para conocer a los culpables de la misma.

La cinta refleja lo que nos ha llevado, a lo largo de la última década, a la crisis en la que nos vemos sumidos y de la que, cuando parecía que ya tendríamos que estar fuera, no hay atisbos de comenzar a salir. ‘Inside Job’ es un documental necesario, pues, aunque muchas de las cosas que contiene ya las conocíamos por otros medios, sirve para explicarlas de manera más clara y añade muchas que se desconocían. Es un documental terrorífico, tanto por ver la situación en la que estamos y a la que podemos llegar, como por la constatación de las medidas absurdas que se han tomado y de las atrocidades que se han permitido.
Crítica – Blog de cine

Espero que lo disfruten!!!
Seguir leyendo este artículo >

Acusan a Zuckerberg (Fundador de Facebook) de violar el correo electrónico de competidores y periodistas

¿Están a salvo nuestros datos privados?

El fundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, podría haber entrado en las cuentas de correo electrónico de algunos de sus competidores y de periodistas en 2004, empleando información privada de los servidores de la red social.

Portaltic/EP

Desde su creación en febrero de 2004 por un jovencísimo Zuckerberg –sólo contaba 19 años–, Facebook ha estado rodeado de polémica. Tras convertirse en un éxito de manera casi instantánea, tres estudiantes de Harvard compañeros de Zuckerberg y mayores que él –Cameron Winklevoss, Tyler Winklevoss, y Divya Narendr–, le acusaron de haberles robado la idea.

Ahora, según una investigación –a lo largo de dos años– del BusinessInsider Zuckerberg utilizó, al menos en una ocasión, información privada tomada desde los servidores de Facebook para ingresar a las cuentas de correo de varios competidores y periodistas y leer sus mensajes privados.

En el momento de los hechos, los Winklevoss y Narendr trabajaban en la creación de ConnectU y, según indica la investigación, Zuchverberg les habría engañado haciéndoles creer que colaboraría en el desarrollo de su proyecto cuando, en realidad, les estaba robando información para crear su propia red social. Así, habría llegado, incluso, a hackear ConnectU borrando perfiles y creando cuentas falsas una vez Facebook ya estaba en marcha.

Tiempo después, Zuckerberg habría descubierto que varios estudiantes del periódico de The Harvard Crimson estaban escribiendo un artículo sobre él en 2004, precisamente en relación a la demanda por plagio que habían presentado los Winklevoss y Narendr. Zuckerberg, nervioso por las indagaciones de los periodistas, podría haber entrado en sus cuentas de correo.

La investigación se ha basado en una serie de entrevistas realizadas durante dos años a docenas de personas involucradas en la fundación de Facebook y cercanas a su protagonista en el momento en el que pudo cometerse el delito.

Categorías:Etica, Privacidad, Sociedad Etiquetas:

Octavo mandamiento: Mentirás

Eduardo Galeano
Página/12

Una mentira

Hasta hace un rato nomás, los grandes medios nos regalaban, cada día, cifras alegres sobre la lucha internacional contra la pobreza. La pobreza se estaba batiendo en retirada, aunque los pobres, mal informados, no se enteraban de la buena noticia. Los burócratas mejor pagados del planeta están confesando, ahora, que los mal informados eran ellos.

El Banco Mundial ha dado a conocer la actualización de su International Comparison Program. En el trabajo participaron, junto al Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, las Naciones Unidas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y otras instituciones filantrópicas.

Ahí los expertos corrigen algunos errorcitos de los informes anteriores.

Entre otras cosas, nos enteramos ahora de que los pobres más pobres del mundo, los llamados “indigentes”, suman quinientos millones más que los que aparecían en las estadísticas.

Además, nos desayunamos de que los países pobres son bastante más pobres de lo que los numeritos decían, y que su desgracia ha empeorado mientras el Banco Mundial les vendía la píldora de la felicidad del mercado libre.

Y por si todo eso fuera poco, resulta que la desigualdad universal entre pobres y ricos había sido mal medida, y en escala planetaria el abismo es todavía más hondo que el de Brasil, país injusto si los hay.

Otra mentira

Al mismo tiempo, un ex vicepresidente del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, en un trabajo conjunto con Linda Bilmes, investigó los costos de la guerra de Irak.

El presidente George W. Bush había anunciado que la guerra podría costar, como mucho, 50 mil millones de dólares, lo que a primera vista no parecía demasiado caro tratándose de la conquista de un país tan rico en petróleo. Eran números redondos, o más bien cuadrados. La carnicería de Irak lleva más de cinco años, y en este período los Estados Unidos han gastado un millón de millones de dólares matando civiles inocentes. Desde las nubes, las bombas matan sin saber a quién. Bajo la mortaja de humo, los muertos mueren sin saber por qué. Aquella cifra de Bush alcanza para financiar apenas un trimestre de crímenes y discursos. La cifra mentía, al servicio de esta guerra, nacida de una mentira, que mintiendo sigue.

Y otra mentira más

Cuando ya todo el mundo sabía que en Iraq no había más armas de destrucción masiva que las que usaban sus invasores, la guerra continuó, aunque había olvidado sus pretextos.

Entonces, el 14 de diciembre del año 2005, los periodistas preguntaron cuántos iraquíes habían muerto en los dos primeros años de guerra.

Y el presidente Bush habló del tema por primera vez. Contestó:

–Unos treinta mil, más o menos.

Y a continuación hizo un chiste, confirmando su siempre oportuno sentido del humor, y los periodistas se rieron.

Al año siguiente, reiteró la cifra.

No aclaró que los treinta mil se referían a los civiles iraquíes cuya muerte había aparecido en los diarios. La cifra real era mucho mayor, como él bien sabía, porque la mayoría de las muertes no se publica, y bien sabía también que entre las víctimas había muchos viejos y niños.

Esa fue la única información proporcionada por el gobierno de los Estados Unidos sobre la práctica del tiro al blanco contra los civiles iraquíes. El país invasor sólo lleva la cuenta, detallada, de sus soldados caídos. Los demás son enemigos, o daños colaterales, que no merecen ser contados. Y, en todo caso, contarlos resultaría peligroso: esa montaña de cadáveres podría causar mala impresión.

Y una verdad

Bush vivía sus primeros tiempos en la presidencia cuando el 27 de julio del año 2001 preguntó a sus compatriotas:

–¿Pueden ustedes imaginar un país que no fuera capaz de cultivar alimentos suficientes para alimentar a su población? Sería una nación expuesta a presiones internacionales. Sería una nación vulnerable. Y por eso, cuando hablamos de la agricultura americana, en realidad hablamos de una cuestión de seguridad nacional.

Esa vez, el presidente no mintió. El estaba defendiendo los fabulosos subsidios que protegen el campo de su país. “Agricultura americana” significaba, y significa nada más que “Agricultura de los Estados Unidos”.

Sin embargo, es México, otro país americano, el que mejor ilustra sus acertados conceptos. Desde que firmó el tratado de libre comercio con Estados Unidos, México no cultiva alimentos suficientes para las necesidades de su población, es una nación expuesta a presiones internacionales y es una nación vulnerable, cuya seguridad nacional corre grave peligro:

– actualmente, México compra a los Estados Unidos 10 mil millones de dólares de alimentos que podría producir;

– los subsidios proteccionistas hacen imposible la competencia;

– al paso que vamos, de aquí a poco las tortillas mexicanas seguirán siguen siendo mexicanas por las bocas que las comen, pero no por el maíz que las hace, importado, subsidiado y transgénico;

– el tratado había prometido prosperidad comercial, pero la carne humana, campesinos arruinados que emigran, es el principal producto mexicano de exportación.

Hay países que saben defenderse. Son pocos. Por eso son ricos. Hay otros países entrenados para trabajar por su propia perdición. Son casi todos los demás.