Archive

Archive for the ‘Derechos Humanos’ Category

Entre 11 y 21 millones: el sueldo de los jefes de las grandes farmacéuticas

Para que existan estos sueldos los medicamentos son abusivamente carísimos …y mucha gente tiene que morirse pues no los puede comprar!!!

La salud es uno de los derechos básicos y fundamentales de los seres humanos y por ello no puede estar a los vaivenes de los “sacrosantos mercados”, que es un eufemismo para ocultar la avaricia sin límites que constituye la carta de naturaleza de las grandes empresas en pos del objetivo prioritario de la corriente económica neoliberal … la ACUMULACIÓN!!!.

Leer más…

1984 se acerca peligrosamente

1984 (novela) Wikipedia

1984 (novela) Leerla en Scribd

No puede sorprendernos que la respuesta del gobierno español a los abusos policiales cometidos en Valencia sea precisamente la voluntad de incrementar la ‘‘protección’’ de la policía frente a los manifestantes. El sistema se encuentra en plena crisis, tanto económica como política, y su reacción es, naturalmente, protegerse contra el consabido enemigo. Debemos tener muy presente que los países occidentales en los que la crisis es más virulenta suponen el eslabón más débil del conjunto del sistema capitalista, ya que pueden ser, precisamente, la punta de mecha por la que la llama empiece a prender.

Nos enfrentamos, en definitiva, a unos recortes de derechos laborales y civiles sin precedentes en el contexto de las democracias liberales de Occidente. Los abanderados de éstas, los Estados Unidos de América, liderados por el ínclito (nótese la ironía) Barack Obama, amenazan con 10 años de cárcel a quienes protesten sin autorización del Gobierno. Otro síntoma del pretendido control sobre las masas es el cerco que se va tejiendo sobre Internet, uno de los pocos espacios que escapan al control del poder. Las caretas se van cayendo. Por si esto fuera poco, resulta que los abanderados de la democracia son los mismos que tienen un campo de concentración en el que se tortura a personas que ni siquiera han sido juzgadas so pretexto de la ‘‘guerra contra el terror’’, los mismos que se sustentan en una pantomima democrática hecha por y para las corporaciones, los mismos que tienen a casi el 1% de su población adulta encarcelada, los mismos que ejecutan legalmente a personas inocentes, los mismos que patrocinan acciones terroristas contra quienes no se someten a su voluntad, los mismos que niegan la atención médica a los más desfavorecidos y así podríamos continuar hasta el infinito.

Leer más…

La libertad se deteriora

EEUU encarcelará a todos los que protesten

SI LA PROTESTA ES PACÍFICA SOLO SON 10 AÑOS DE CÁRCEL: Las manifestaciones de Ocupa Wall Street estallan con nueva fuerza tras la aprobación de una polémica ley que, entre otras cosas, prevé hasta diez años de cárcel por una protesta pacífica. Según los activistas, esta medida amenaza la libertad de expresión. Foto: Obama muestra orgulloso su Premio Nóbel de la Paz??

Leer más…

La Cruz Roja reconoce que “no hay ninguna crisis humanitaria en Gaza”

C.Jordá

Ni niños que mueren de hambre ni una inmensa cárcel a cielo abierto, la propaganda antiisraelí que solemos ver y escuchar sobre Gaza y que ha servido y está sirviendo de excusa para las “flotillas humanitarias” ha sido desmentida nada más y nada menos que por una organización tan poco sospechosa como la Cruz Roja, quizá la mayor ONG del mundo.

Y es que su directora adjunta en la zona, Mathilde Redmatn, ha reconocido que “no hay crisis humanitaria en Gaza”. De hecho, en sus declaraciones, recogidas por la página de prensa de la Israeli Defense Force, remarca algunas cosas que no suelen aparecer en la información habitual sobre el área: “Si vas al supermercado hay productos, hay restaurantes y una playa muy agradable”.
Leer más…

Corrupción en la CIDH

14 septiembre 2007 Deja un comentario

El comisionado venezolano en la Comisión de Derechos Humanos de la OEA cesado por el secretario general destapa todas las miserias de esa institución

Freddy Gutiérrez Trejo

Rebelión

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos en una decisión sin precedentes secuestró las Relatorías que administraba el Comisionado venezolano Freddy Gutiérrez. La acción recayó en importantes expedientes que se estaban procesando, entre otros, los malos tratos a los trabajadores que sufren los trabajadores migrantes y sus familias en los Estados Unidos de América, y un serio cuestionamiento al levantamiento de una muralla en la frontera. Asimismo, se estaba examinando todo cuanto concierne al bombardeo a los barrios San Miguelito y Chorrillos en Panamá y el numero de víctimas que produjo esa acción militar. El Comisionado Freddy Gutiérrez también está investigando la muerte de los jesuitas en El Salvador y la situación ruinosa que padeció El Uruguay cuando banqueros acaudalados defraudaron el sistema financiero de ese país. Por los días que corren, el Comisionado venezolano está informando a todos los gobiernos del continente respecto al funcionamiento parcial y sesgado del sistema interamericano de derechos humanos, que pareciera inclinarse más, a la defensa de los humanos de derecha, que a la defensa real y efectiva de los derechos humanos. A continuación el texto de las carta de remisión a los gobiernos del continente y la versión en español de la opinión razonada de Freddy Gutiérrez.

Señores: los Derechos Humanos son para mí una razón absoluta. No recato, por ello, mi opinión en esta materia. Pienso en consecuencia que todo lo referente a estos derechos universales debe ser objeto del más amplio debate, por ser un tema que atañe a los intereses más generales de nuestra condición común. Mi adhesión a la defensa de derechos fundamentales, a la vida, a la justicia, a la libre expresión del pensamiento, al debido proceso, al trabajo y remuneración dignos, a la salud, a la educación, entre otros, no admite restricciones. Ahora bien, nunca, como en el generoso ámbito de los DDHH, alcanzó su más alta significación la expresión del latino: Terencio: “homo sum humani nihil a me alienum puto” “hombre soy y nada humano me es extraño”. Así es, ante la absurda resolución 03-07 en la que se mezclan sin orden ni concierto conceptos de publicidad, confidencialidad, certezas y falsedades, confianza, debido proceso, y otros, lo que corresponde es levantar verdades cuyas debilidades o fortalezas sean evaluadas por quien estas letras lee.

Seguir leyendo … 

¿Quién es el esclavo en América?

16 enero 2007 2 comentarios

 

 

Rómulo Emiliani

Esclavo es todo aquél que se arrodilla ante lo que tiene poder y vende o alquila su alma por miedo, por conveniencia o por placer, dejando atrás todo pensamiento suyo que inspire libertad y dignidad.

Esclavo es la persona que ante la libertad que emerge serena y luminosa en el horizonte y que lo invita a entregarse al Bien, escoge la seguridad de las cadenas que le proporcionan “pan permanente” en medio de la oscuridad que lo ciega.

Esclavo o esclava es la persona que cínicamente se puso de parte del que más fuerza tenía en el momento, para ampararse a la sombra de ése y dejarse llevar por el criterio del que vence y convertirse en “peón” de mala muerte, servil de ocasión, pero que sabe escaparse en su momento, cuando el amo pierde terreno al venir otro más fuerte.

Esclavo es aquél que ya tiene sus tobillos y muñecas amoldados a las cadenas que lo sujetan y que cambia de dueño según la ocasión; cómodamente vive su existencia arrastrado por el movimiento de otra mente que lo domine mientras tenga lleno el vientre.

Es esclavo o esclava quien pone su mesa en el mercado de venta de conciencias y exhibe sus prendas ya muy usadas y que son: las mentiras bien dichas, la táctica de disimular lo que no tiene que verse, espaldas bien anchas para volverlas contra el sol de la justicia y quedar mirando al valle tenebroso de la omisión y de la muerte.

Son los esclavos y esclavas los que renunciaron a ser ellos, a valerse por sí mismos, a juzgar por sus criterios, a sembrarse en la tierra y florecer con su originalidad y dar en el ambiente su propia flor y fruto que permanece.

Prefirieron ser copias de segunda del modelo que otros impusieron y se añadieron al museo de estatuas de escayola, que pareciera que pensaran y amaran, pero que nada más son poses que impresionan, pero sin corazón y sin ideales que los muevan.

Da pena ver tantos esclavos en la América que como continente tiene que liberarse de tanta infamia que por siglos nos ha consumido haciéndonos un mundo de tercera.

¡No nacimos para ser esclavos!

Pero ahí van en el desfile de cadenas que arrastradas por las anchas avenidas de la comedia que parece vida, muchos hombres y mujeres que ocupando lugares de solera han dejado más hambre, más guerras y soledades en el mundo nuevo que ya existía antes que Colón viniera.

Abogados y curas, doctores y generales, políticos y comerciantes, que no pensaron más que enriquecerse a costa del pobre que creyó en sus “dignidades”.

Líderes populares que surgieron al calor del sueño mesiánico de los que siempre esperan que “alguien” los saque de la miseria, quedaron enlodados en la trampa por la plata olvidando su cuna pobre y el voto de los desposeídos que los llevaron al poder.

América sigue siendo burlada por la palabrería hueca, sonora y plena de promesas de fatuos oradores que surgen por doquier presentando la oferta definitiva, la que dicen que al fin lograrán lo que nadie ha hecho.

Nacimos y fuimos creados para ser libres y remontar el vuelo como un águila que abre las alas y no se detiene hasta alcanzar las cumbres de la montaña.

Amantes de la verdad y la bondad, con la fe puesta en el Señor y abriendo nuestra vida como cofre generoso que esparce su riqueza de cualidades y energía, trabajo y dedicación, somos los llamados a renovar y reconstruir el mundo americano roto por tanta desidia y maldad. No somos pocos.

Los hay de todas profesiones y abundan en nuestra religión, contando con las otras, también campesinos y obreros, madres de familia y estudiantes, mucho pueblo que ama la libertad, siguen el Espíritu de Jesucristo e intentan cada cual con sus carismas reconstruir nuestro mundo americano.

Es cuestión de mantener el espíritu de valentía, sin dejarnos apresar por nuestras ambiciones y cobardía, dejando que la mente analice con criterio propio y profundidad, adoptando la postura firme que luche por un nuevo mundo en América sin claudicar y sin bajar la cabeza ante ninguno que pretenda hacerse dueño nuestro.

Somos de Cristo y Él es de Dios Padre y en Él somos recapitulados para formar el Reino nuevo donde no habrá más llanto ni dolor y veremos cara a cara a Dios nuestro Señor y Salvador.

Nacimos para ser libres y defender el Bien y extender la Cultura de la Vida por todo el vasto continente de la América. Solamente podremos ser libres si Dios está con nosotros, porque con Él somos invencibles.

El cliente: un indigno

14 septiembre 2006 Deja un comentario

La última advertencia de las líneas aéreas, imponiendo un severo endurecimiento de las medidas de prevención antiterrorista, rebasó toda lógica. Lejos de ayudar en algo a las aerolíneas para prevenir un eventual ataque terrorista, solo consigue -muy efectivamente- darle una estocada más, con toda rudeza y por las partes nobles, a los indignos usuarios de sus empresas y al turismo.

Es inadmisible que los matones de seguridad se apoderaran inapelablemente de la responsabilidad y obligación de las aerolíneas de brindarnos un trato superior a sus clientes y que éstas acepten sin chistar –en vergonzoso contubernio con los operadores de aeropuertos, principales acosadores del pasajero y ultrajadores de la privacidad de las personas- y a tratarnos como viles delincuentes, perturbados, terroristas en potencia y desquiciados en masa.

Ante tal insulto, siento necesidad de levantar mi voz indignada por tan desafortunadas decisiones empresariales y estatales, locales e internacionales. La industria de la aviación desde hace rato pasó por encima de toda prudencia y confundió su trabajo de indagar a quienes viajaremos en sus vuelos y reservarse el derecho de admisión, con la inaceptable generalización de la desconfianza hacia todos sus clientes.

En algún escritorio u oficina decretaron que todos los pasajeros somos malhechores potenciales, hasta que demostremos reiteradamente lo contrario. Y, después de descartar cualquier mala intención del pasajero, aún incrédulos, nos obligan a viajar desprovistos de decenas de instrumentos esenciales apelando -con enfermiza obsesión- que ante un uso alternativo podrían servir como armas de guerra, guerrilla o asalto.

Nos obligan a demostrar, entonces, a cada paso dentro de un aeropuerto y reiterarlo al ingresar al avión -contrario a nuestro derecho constitucional- que no llevamos más que la inofensiva necesidad de desplazarnos de país por razones de trabajo o placer y que no merecemos ese horrible trato.

Es inconcebible que los miembros de las juntas directivas, gerentes, ejecutivos de mercadeo, de ventas, de calidad y de servicio al cliente de las aerolíneas del mundo callen cínicamente mientras cobran sus dietas y salarios, después de haber renunciado a trabajar por y para sus clientes: su única razón de ser. Se han resignado a sumarse como espectadores a un pánico colectivo, creado en otras latitudes por un puñado de extremistas -a los que están obligados a controlar por otros medios- y han desertado de su deber fundamental de darnos a todos un excelente servicio.

Jamás será aceptable que sacrifiquen así, de la manera más denigrante, a quienes dedicamos nuestro dinero, confianza y preferencia para transportarnos en sus aerolíneas hacia los destinos requeridos. Y si los maniáticos enfermizos son gobernantes locales y operadores de aeropuertos, corresponde a las aerolíneas plantarse duramente en defensa de sus clientes.

Salgo a la palestra en furiosa defensa de mi honorabilidad como cliente, a exigir ser tratado con dignidad, cortesía y respeto. No es posible seguir sufriendo este bochornoso trato y atropellos inmisericordes a nuestros derechos como personas de bien, si antes no se nos ha demostrado que no merecemos ese estatus.

Resulta ahora que los gobernantes, a través de migración, aduanas, policías y personal de seguridad, son los nuevos dictadores y violadores de la integridad de los usuarios, sin explicación razonable.

Los viajeros, humildes clientes, ya no solo sufrimos de hambre en los vuelos -muchas nos quitaron la comida- ahora nos despojan arbitrariamente de desodorantes, colonias, pastas de dientes, champú y otros inofensivos, pero indispensables compañeros de viaje. Además, somos acosados, interpelados en cualquier momento, conminados a abrirlo todo, a desnudarnos ante la “autoridad” por sospechas descabelladas, forzados a levantar las manos -como víctimas de un asalto- para ser sometidos a los rigurosos rayos equis, y a callar ante todas estas humillaciones para no terminar entre rejas.

¿Cuál será la autoridad que saldrá en legítima defensa del consumidor contra el poder arbitrario y abusivo en los aeropuertos y tomará las medidas para terminar con este desenfreno? Desde ya alzo mi voz airada para defender a los indefensos pasajeros ante tan denigrante ultraje.

Fernando J. Leñero
*Periodista costarricense