Inicio > Guerra, Poder mundial, Política > El ejército de USA considera una revisión del mapa de Oriente Próximo para conjurar una próxima crisis global

El ejército de USA considera una revisión del mapa de Oriente Próximo para conjurar una próxima crisis global

En un artículo que atrajo poca atención, publicado a comienzos de agosto en Armed Forces Journal, una revista mensual para oficiales y dirigentes de la comunidad militar de USA, el mayor en retiro anticipado Ralph Peters presenta las últimas ideas en el pensamiento estratégico de USA. Y son extremadamente inquietantes.

Limpieza étnica en todo Oriente Próximo

El mayor Peters, asignado previamente a la Oficina del Jefe Adjunto de Estado Mayor para Inteligencia con responsabilidad para guerras del futuro, describe francamente cómo debería revisarse fundamentalmente el mapa de Oriente Próximo, en un nuevo esfuerzo imperial orientado a corregir errores del pasado. “Sin semejantes revisiones importantes de las fronteras, no veremos nunca un Oriente Próximo más pacífico,” observa, y agrega arteramente: “Oh, y un pequeño secreto más de 5.000 años de historia: La limpieza étnica funciona.”

Por lo tanto, consciente de que la amplia reconfiguración de fronteras que propone involucraría necesariamente una masiva limpieza étnica y el consecuente derramamiento de sangre, tal vez en una escala genocida, insiste que a menos que sea implementada: “podemos estar seguros de que una parte de la sangre derramada en la región seguirá siendo nuestra.” Entre sus proposiciones está la necesidad de establecer “un Estado kurdo independiente” para garantizar el derecho denegado desde hace tiempo a la autodeterminación kurda. Pero detrás de los sentimientos humanitarios, el mayor Peters declara que: “Un Kurdistán libre, que se extienda desde Diyarbakir hasta Tabriz, sería el Estado más pro-occidental entre Bulgaria y Japón.”

Peters reprende a USA y a sus socios de la coalición por perder “una ocasión gloriosa” de fragmentar Iraq, que “debería haber sido dividido de inmediato en tres Estados más pequeños.” Eso dejaría a “tres provincias de mayoría suní como un Estado truncado que podría terminar por unirse con Siria que pierde su litoral a un Gran Líbano orientado hacia el Mediterráneo: Fenicia renacida.” Mientras tanto, el sur chií del antiguo Iraq “formaría la base de un Estado Árabe Chií que confinaría gran parte del Golfo Pérsico.” Jordania, amigo de USA e Israel en la región, “retendría su actual territorio, con una cierta expansión hacia el sur a costa de Arabia Saudí. Por su parte, el Estado antinatural de Arabia Saudí sufriría un desmantelamiento tan grande como Pakistán.” Irán también “perdería mucho territorio a Azerbaiján Unificado, Kurdistán Libre, el Estado Árabe Chií y Baluchistán Libre, pero obtendría las provincias alrededor de Herat en el actual Afganistán.” Aunque sería imposible implementar este vasto programa imperial, con el tiempo: “emergerán nuevas fronteras”, impulsadas por “el derramamiento de sangre inevitable que conlleva.”

En cuanto a los objetivos de este plan, el mayor Peters es igualmente franco. Aunque incluye las advertencias necesarias sobre la lucha “por la seguridad contra el terrorismo, por la perspectiva de democracia”, también menciona el tercer aspecto importante – “y por el acceso a los suministros de petróleo en una región que está destinada a los combates intestinos.”

Todo el asunto suena tan familiar que es inquietante, especialmente para los que han leído cogitaciones del antiguo funcionario del Ministerio de Exteriores israelí, Oded Yinon.

Velando por la seguridad mundial… de nuestra economía

A pesar de que trata de presentar su visión como un ejercicio de un intento de democratizar desinteresadamente Oriente Próximo, en una contribución al periódico Parameters del Instituto de Guerra del Ejército de USA hace casi una década, reconoció con un cierto júbilo que: “Ascienden aquellos de entre nosotros que son capaces de seleccionar, digerir, sintetizar, y aplicar los conocimientos relevantes – profesional, financiera, política, militar, y socialmente. Nosotros, los vencedores, somos una minoría.” Esta minoría entrará en conflicto inevitablemente con la vasta mayoría de la población del mundo: “Para las masas del mundo, devastadas por información que no pueden manejar o interpretar efectivamente, la vida es ‘desagradable, brutal… y frustrante.'” En “cada país y región”, estas masas incapaces de “comprender el nuevo mundo”, ni “aprovechar sus incertidumbres… se convertirán en enemigos violentos de sus gobiernos inadecuados, de sus vecinos más afortunados, y en última instancia de USA.” El choque que viene, por lo tanto, no tiene en realidad nada que ver con sangre, fe, etnia. Trata de la brecha entre los que tienen y los que carecen. “Entramos a un nuevo siglo usamericano”, dice, en una referencia velada al Proyecto del gobierno Bush del mismo nombre, fundado el mismo año en el que escribía. En el nuevo siglo, “llegaremos a ser aún más ricos, más letales desde el punto de vista cultural, y cada vez más poderosos. Provocaremos odios sin precedentes.”

Al predecir el camino a seguir por el ejército de USA, el mayor Peters argumenta que: “Veremos países y continentes divididos entre ricos y pobres y un trastrocamiento de las tendencias económicas del Siglo XX.” En este contexto, dice: “nosotros, en USA continuaremos siendo percibidos como ricos supremos”, y por ello: “el terrorismo será la forma más común de violencia” junto con “la criminalidad transnacional, las luchas civiles, las secesiones, conflictos fronterizos, y guerras convencionales.” Mientras tanto: “en defensa de sus intereses.” USA “tendrá que intervenir en algunas de estas confrontaciones.” Y luego, lo resume todo en un párrafo compacto:

“No habrá paz. En cualquier momento dado durante el resto de nuestras vidas, habrá múltiples conflictos en formas mutantes en todo el globo. Los conflictos violentos dominarán los titulares, pero las luchas culturales y económicas serán más constantes y, en última instancia, más decisivas, El rol de facto de las fuerzas armadas de USA será mantener la seguridad del mundo para nuestra economía y que se mantenga abierta a nuestro ataque cultural. Con esos objetivos, mataremos una cantidad considerable de gente.”

¿Qué habrá llevado al mayor Peters a dar a conocer su visión de Oriente Próximo en Armed Forces Journal precisamente después de la última crisis de Oriente Próximo? Toda una serie de acontecimientos críticos.

Convergen crisis globales inminentes

Según una fuente usamericana con acceso a alto nivel a la clase dirigente militar, política y de inteligencia de USA, los que toman las decisiones políticas en Occidente no dudan que el mundo enfrenta la convergencia inminente de múltiples crisis globales. Estas crisis amenazan no sólo con debilitar la base del poder occidental en sus actuales configuraciones militares y geopolíticas, sino también con desestabilizar todos los fundamentos de la civilización industrial.

La fuente señaló que los últimos datos sobre el petróleo indican que “la producción de petróleo mundial probablemente alcanzó su cima hace dos años.” Este coincide con los estudios de respetados geólogos como el doctor Colin Campbell, destacado experto en el agotamiento del petróleo, que predijo a fines de los años noventa que la producción mundial de petróleo probablemente llegaría a su pico a comienzos del Siglo XXI. “Hemos llegado al fin de la primera mitad de la Era del Petróleo,” dijo el doctor Campbell, que se doctoró en geología en la Universidad de Oxford y tiene más de 40 años de experiencia en la industria del petróleo. Asimismo, Kenneth Deffeyes, geólogo y profesor emérito de la Universidad Princeton, estima que el pico ocurrió a fines del año pasado.

La fuente también dijo que destacados analistas financieros de USA creen en privado que “un colapso del sistema bancario global es inminente para 2008.” Aunque la advertencia coincide con los resultados públicos obtenidos por otros expertos, es la primera vez que se calcula una fecha más precisa. En un análisis profético basado en fuentes financieras en las altas esferas, el historiador usamericano, Gabriel Kolko, profesor emérito de la Universidad York, concluyó a fines de julio que:

“Existen todos los factores que provocan cracks – demasiadas inversiones en la bolsa con dinero prestado, aumentos de las tasas de interés, etc. El sistema financiero mundial es destruido ahora por las contradicciones, y actualmente existe un consenso creciente entre los que lo endosan y los que, como yo, creen que el status quo tiende a la crisis y al mismo tiempo es inmoral. Si hemos de creer a las instituciones y a las personalidades que han estado a la vanguardia de la defensa del capitalismo, y deberíamos hacerlo, es perfectamente posible que estemos al borde de crisis muy serias.”

La fuente también comentó sobre el peligro que presenta el rápido cambio climático. Aunque los cálculos más convencionales sugieren que la catástrofe climática global no vendrá antes de unos 30 años, argumenta que la multiplicación de varios “puntos cruciales” sugiere que una serie de devastadores acontecimientos climáticos podría “ser provocada dentro de 10 o 15 años.” Una vez más, esto coincide con las conclusiones de otros expertos, la más reciente, un informe de un grupo de tareas conjunto del Institute for Public Policy Research del Reino Unido, el Center for American Progress en USA, y el Australia Institute, que dijo en enero del año pasado que si la temperatura mundial promedio aumenta “dos grados centígrados sobre el promedio de la temperatura mundial existente en 1750, antes de la revolución industrial”, provocaría una cadena irreversible de desastres climáticos. En su informe, el grupo de tareas dice:

“Las posibilidades incluyen que se llegue a puntos climáticos cruciales que lleven, por ejemplo, a la pérdida de los hielos continentales del Oeste Antártico y de Groenlandia (que en su conjunto, podrían elevar el nivel del mar más de 10 metros en unos pocos siglos), el cierre de la circulación termohalina del océano (y, con ella, de la corriente del Golfo), y la transformación de los bosques y suelos del planeta de ser un sumidero neto de carbono a ser una fuente neta de carbono.”

La fuente también reveló que los generales de USA han realizado repetidamente simulacros de combate de un eventual conflicto con Irán, pero han establecido coherentemente que las simulaciones predecían “un desastre nuclear absoluto”, del que no emergería ningún vencedor evidente. Los panoramas resultantes fueron tan funestos, dijo, que los generales informaron a los funcionarios del gobierno que debían evitar a toda costa una guerra semejante. Sin embargo, la fuente dijo que el gobierno Bush está ignorando los temores de los militares de USA.

En este contexto, parecería que las divagaciones del mayor Peters provienen menos de una confianza concertada en el poder de USA, que de un sentido de creciente desesperación y de intranquilidad, ya que la arquitectura política, financiera y energética del sistema global se fragmenta cada vez más bajo el peso de su propia inestabilidad inherente. A pesar de lo tétrica que parece ser la situación existe, existe un disenso fundamental evidente sobre la actual trayectoria de la política usamericana y occidental en los niveles superiores del poder. La fuente señaló que “la humanidad está al borde de un precipicio: o simplemente nos despeñamos, o nos desarrollamos. No estoy seguro de cómo será el nuevo ser humano, pero es obvio que tendrá que significar un conjunto completo nuevo de ideas y valores, una nueva manera de ver el mundo que respete a la vida y la naturaleza.”

* Nafeez Mosaddeq Ahmed es autor de The London Bombings: An Independent Inquiry. Da clase de Relaciones Internacionales en la Escuela de Ciencias Sociales y Estudios Culturales, en la Universidad de Sussex, Brighton, donde realiza su doctorado en estudios del imperialismo y del genocidio. Desde el 11-S, ha escrito tres libros más que revelan la realpolitik tras la retórica de la “Guerra contra el Terror”: The War on Freedom, Behind the War on Terror y The War on Truth: 9/11, Disinformation and the Anatomy of Terrorism. En el verano de 2005, testificó como experto ante el Congreso de USA sobre su investigación sobre el terrorismo internacional.

Anuncios
Categorías:Guerra, Poder mundial, Política Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: