Inicio > Corrupción, Derechos Humanos > Corrupción en la CIDH

Corrupción en la CIDH

El comisionado venezolano en la Comisión de Derechos Humanos de la OEA cesado por el secretario general destapa todas las miserias de esa institución

Freddy Gutiérrez Trejo

Rebelión

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos en una decisión sin precedentes secuestró las Relatorías que administraba el Comisionado venezolano Freddy Gutiérrez. La acción recayó en importantes expedientes que se estaban procesando, entre otros, los malos tratos a los trabajadores que sufren los trabajadores migrantes y sus familias en los Estados Unidos de América, y un serio cuestionamiento al levantamiento de una muralla en la frontera. Asimismo, se estaba examinando todo cuanto concierne al bombardeo a los barrios San Miguelito y Chorrillos en Panamá y el numero de víctimas que produjo esa acción militar. El Comisionado Freddy Gutiérrez también está investigando la muerte de los jesuitas en El Salvador y la situación ruinosa que padeció El Uruguay cuando banqueros acaudalados defraudaron el sistema financiero de ese país. Por los días que corren, el Comisionado venezolano está informando a todos los gobiernos del continente respecto al funcionamiento parcial y sesgado del sistema interamericano de derechos humanos, que pareciera inclinarse más, a la defensa de los humanos de derecha, que a la defensa real y efectiva de los derechos humanos. A continuación el texto de las carta de remisión a los gobiernos del continente y la versión en español de la opinión razonada de Freddy Gutiérrez.

Señores: los Derechos Humanos son para mí una razón absoluta. No recato, por ello, mi opinión en esta materia. Pienso en consecuencia que todo lo referente a estos derechos universales debe ser objeto del más amplio debate, por ser un tema que atañe a los intereses más generales de nuestra condición común. Mi adhesión a la defensa de derechos fundamentales, a la vida, a la justicia, a la libre expresión del pensamiento, al debido proceso, al trabajo y remuneración dignos, a la salud, a la educación, entre otros, no admite restricciones. Ahora bien, nunca, como en el generoso ámbito de los DDHH, alcanzó su más alta significación la expresión del latino: Terencio: “homo sum humani nihil a me alienum puto” “hombre soy y nada humano me es extraño”. Así es, ante la absurda resolución 03-07 en la que se mezclan sin orden ni concierto conceptos de publicidad, confidencialidad, certezas y falsedades, confianza, debido proceso, y otros, lo que corresponde es levantar verdades cuyas debilidades o fortalezas sean evaluadas por quien estas letras lee.

Seguir leyendo … 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: