Inicio > General > Lo inaceptable

Lo inaceptable

La asistencia sanitaria y su paulatina degradación, a lo largo y ancho del mundo, es una situación que proviene del “fundamentalismo privatizador” y la negación radical del papel que debe jugar el Estado en los países defendidos por la escuela neoliberal cuyo exponente más próximo es Milton Friedman.

Ya Friedrich Hayek, uno de los economistas que influyeron más en las teorías de la Escuela de Chicago había sido muy claro al decir, … que la justicia social carece de sentido.

Los Estados tienen unas obligaciones básicas que son las que les dan legitimidad y su propia razón de ser. Estas son, a mi modo de ver: la educación, la salud, la seguridad y las obras públicas. Ya que de salud estamos hablando, si el Estado no interviniese, si no tuviese un rol que jugar en la misma, ¿cuantas personas estarían condenadas a morir por no poder pagar los costos abusivos de la medicina privada?. ¿O tal vez será que los defensores de la no intervención del Estado lo que buscan es quedarse ellos solos en la Tierra para no ser contaminados por los pobres?.

Yo no rechazo que la iniciativa privada pueda incursionar en esos campos, pero de ahí a negar que el Estado pueda ejercer su función en los mismos media un abismo.

El Estado se crea, a mi entender, para que sirva como un elemento equilibrador de la sociedad haciendo posible con ello el principio de igualdad de oportunidades y para que esa igualdad sea real se necesita que los derechos fundamentales de los individuos, que forman la sociedad, estén garantizados.

Para que esa garantía sea real y equipare a los ciudadanos, el Estado debe garantizar con su accionar los cuatro rubros que mencioné anteriormente: Educación, Salud, Seguridad y Obras Públicas.

Las privatizaciones a ultranza defendidas por los seguidores de la Escuela de Chicago se han mostrado en la realidad de los hechos (los hechos son los que cuentan y no las palabras) totalmente falsas y yo me atrevo a decir que “criminales” desde el punto de vista de las consecuencias nefastas que han traído para millones de seres humanos, que han visto como aumentaba la pobreza y las condiciones de vida en el planeta que habitamos.

Para el que esto suscribe, y creo que cada día hay más personas que opinan lo mismo, el fin último de la creación es el SER HUMANO y no los beneficios empresariales, que parecieran ser la razón última de todas las acciones del sistema económico en el que vivimos.

Nunca, en la humanidad, se había visto una distribución más injusta de la riqueza y con ella unas condiciones de vida tan indignas para tantos millones de seres humanos.

miguel1a.jpg Miguel de Arriba

0000000000O0000000000

Una herida abierta en la sanidad de Bush
 
 
Por: Andy Robinson
The New York Times Syndicate
 
 

MCT/Direct

No se estrena en Estados Unidos hasta el próximo 29 de junio, pero la nueva película de Michael Moore, Sicko, sobre la crisis de la sanidad en Estados Unidos, ya ha generado un debate mediático que empieza a incidir en las campañas para las primarias de las elecciones presidenciales.

Moore, al igual que hizo con su documental sobre la guerra en Irak, puede haber anticipado un giro de la opinión pública en favor de un sistema universal de sanidad pública. Según la mayoría de los sondeos, la sanidad ya es el segundo asunto que más preocupa a los votantes estadounidenses (el número uno es la guerra en Irak).

Si en 1992 fracasó el intento de Hillary Clinton de instaurar un sistema universal de salud – un caso que recoge Sicko, fue debido en parte a que la gran mayoría de los estadounidenses con empleo tenía, en aquel entonces, seguro médico privado. Pero ése ya no es el caso.

Hoy en día hay más estadounidenses que nunca, desde los años 60, que carecen de cobertura médica – 46 millones, el 16% de la población- y otros cuantos millones descubren cuando enferman que su seguro deja mucho que desear. “Esta industria de la sanidad practica un fraude sistemático para optimizar los beneficios de sus accionistas negando cobertura a los pacientes”, dijo Moore en una entrevista.

Esto lo corrobora Jonathan Cohn, director de la revista New Republic, en un nuevo libro titulado Sick – enfermo- (Harper Collins, 2007).

MCT/Direct

Cohn cuenta ahí la historia de Janice Ramsey, una agente inmobiliaria de Florida a quien, por el hecho de ser diabética -una enfermedad que afecta a más de 18 millones de estadounidenses- le es negado el seguro médico y acaban estafándola. También narra cómo Elizabeth Hilsabeck, empleada de un banco en Austin (Texas), descubre que su aseguradora no cubrirá los costes sanitarios de su hijo, que padece parálisis cerebral.

Moore, por su parte, cuenta la historia de Donna Smith, de Denver, que tiene que vender su casa e instalarse con su hija porque – pese a tener seguro- no puede costearse lo que suponen sus múltiples problemas de salud.

En 1980, el 90% de los estadounidenses tenía cobertura, la gran mayoría a través de sus empresas, y “era una cobertura amplia y generosa”, afirma Cohn. Ahora, “la gente intenta comprar su propio seguro (…), lo que será todavía más difícil cuando las pruebas genéticas permitan a las aseguradoras ser más selectivas”, advierte.

Paradójicamente, quienes acceden a los dos programas públicos de salud – Medicaid para pobres, normalmente sin empleo, y Medicare para jubilados- pueden tener menos problemas que la clase media sin seguro. Muchos de los arruinados en EU lo son debido a una enfermedad y los costes que se derivan de ella. Aunque la sanidad en EU proteja cada vez a menos gente y de forma cada vez menos fiable, su coste se dispara.

El país gasta en sanidad un 16% del PIB frente al 10% de países como Francia o Canadá, y el 7.7% en el caso de España. El contribuyente no tiene poder de negociación ni para exigir mejor cobertura a las aseguradoras ni para negarse a pagar los prohibitivos precios de los fármacos.

La última reforma de Medicare ha supuesto 30 mil millones de dólares en beneficios excesivos para las empresas farmacéuticas, sostiene el economista Dean Baker del CEPR.

Pese a ello, y a juicio de Moore y otros comentaristas, la calidad del tratamiento en sistemas universales como el francés o el canadiense es muy superior al de Estados Unidos, según casi todos los criterios de medición.

MCT/Direct

“Ningún país del mundo se aproxima al gasto del 16% de su riqueza en cuidados médicos (…) pese a ello, existen escasos indicios de que nuestro gasto adicional nos haga más sanos”, explica Cohn.

Según el informe del 2005 de la OCDE Healthat a glance enfatizada por la administración- de que el de EU es el sistema que ofrece más posibilidades de selección. Pero “un paciente francés puede elegir al médico que quiere, y las listas de espera son inexistentes”, dice Cohn.

Aún más chocante es que Cuba – que gasta 230 dólares anuales per cápita en sanidad, frente a los 6 mil que invierte EU -registre resultados mejores en mortalidad infantil. Cuba forma a más médicos que todo el país norteamericano. Moore ha levantado ampollas en Washington al incluir en su documental escenas en las que acompaña a Cuba a tres trabajadores del desescombro de la zona cero con enfermedades respiratorias y a otros cinco enfermos para que reciban tratamiento al que no accedían en EU.

Más vale que sea una urgencia

El problema con el sistema de sanidad en EU no es, como a veces se piensa, que un indigente atropellado por un autobús moriría sangrando en la calzada. Eso no sucedería. Existe una ley federal de 1986 que obliga a un hospital a atender a cualquier persona en una urgencia. Es cierto que en Los Ángeles algunos hospitales han sido recientemente multados por echar a pacientes indigentes a la calle inmediatamente después de tratarlos.

El más infame es el Hollywood Presbyterian Medical Center, que dio de alta a un hombre que fue hallado a cuatro patas en los barrios bajos, con su bata hospitalaria y la bolsa de la colostomía colgando. Pero el verdadero problema aparece cuando no hay urgencia. Para los que carecen de buena cobertura, el miedo a tener que pagar miles de dólares por un tratamiento hace posponer cualquier visita al médico. “Los estadounidenses sin seguro que tienen una enfermedad crónica como la diabetes o hipertensión no van a recibir las revisiones que requieren”, advierte Cohn.

Asimismo, no se permite responder a los primeros síntomas de enfermedades graves. Eso conduce a tratamientos costosos. O peor: a muertes evitables.

Según un estudio del New England Journal of Medicine, las mujeres que carecen de seguro médico tienen un 50% más de posibilidades de morir de cáncer de mama que las mujeres con seguro, ya que tardan más en ser diagnosticadas.

Anuncios
Categorías:General
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: