Inicio > Etica, Opinión > Los tres flagelos del nuevo milenio

Los tres flagelos del nuevo milenio

Sábado 11 Agosto 2007

Mario E. Fumero

Vivimos en los tiempos más peligrosos de la humanidad en los últimos 40 años. Es cierto que hemos alcanzado el máximo de progreso económico y tecnológico, pero nos encontramos hundidos y zozobrando en un mar de problemas que cada vez se hacen más graves, y para los cuales, desde la perspectiva profética y científica, no hay una solución inmediata hasta que se cumpla lo señalado por la Biblia.

Los tres grandes flagelos de la humanidad son las crisis económica, ecológica y moral, y creo que vale la pena analizar cada una de ellas. No podemos negar que vivimos agobiados por factores económicos inflacionarios que son subsecuentes a la crisis energética y belicista que promueve el sistema capitalista y los intereses creados. La economía mundial depende y se mueve por el llamado “oro negro”. En la medida en que sube el petróleo, todo se dispara, porque ¿qué producto no depende de la energía generada por los combustibles? La crisis del dólar frente al euro, las políticas neoliberales implantadas en el mundo, el endeudamiento de los ricos que empobrece más a los pobres, y la corrupción existente han golpeado al 70% de la población del mundo, que sin trabajo, y agobiados por el hambre y la miseria, buscan en la migración, delincuencia, drogas y tráficos ilegales de armas y de personas una forma de superar su pobreza. Esto crea un problema serio que afecta a los Estados Unidos y la Comunidad Económica Europea, con una avalancha de inmigrantes ilegales que buscan mejores horizontes, huyendo de sus países, sumidos en miseria, violencia y una explotación despiadada por las transnacionales.

Paralelamente a la crisis económica, aparece el fenómeno del cambio climático, que contribuye a empeorar la situación. Hemos generado tanta contaminación para poder mantener nuestro estándar de vida cómodo en los países ricos, que nos hemos cargado la capa de ozono, lo que origina un cambio en todo el ecosistema que produce fenómenos diversos, tales como aumento de la temperatura del planeta, el deshielo de los polos, sequías e inundaciones, contaminación del aire por la polución de los vehículos, y una agua cada vez más escasa y contaminada, cargada de mercurio y toxinas. Todo ello está causando un serio detrimento a la salud en la población, originando pérdidas de cosechas que generan escasez y por ende hambruna.

En lo moral estamos en un momento crítico, pues el fenómeno de corrupción y violencia ha desencadenado una sociedad cada vez más insegura, en donde la vida no vale nada. A este fenómeno ha contribuido la decadencia de los valores familiares, debido al fenómeno de la desintegración familiar y la paternidad irresponsable, acompañada de la violencia familiar. Se suma a lo dicho el marginamiento de Dios dentro del esquema jurídico y social, no fundamentando nuestro estilo de vida a los valores bíblicos de la moral cristiana, sino a la filosofía existencialista y pragmática que da origen al humanismo moderno en todo el derecho, libertad y tolerancia. Hemos llegado al extremo de decirle a lo malo bueno y a lo bueno malo. El efecto de esta decadencia moral lo vemos en la pérdida del respeto a la vida, el aumento de las drogas y los antros de perdición, así como la apología de la violencia y la sexualidad, que ya forma parte de nuestra cultura. Tú eres un número para el médico, un plan de estudio sistemático para el educador, un engranaje dentro del sistema productivo del país, un ser que vale por lo que tiene y no por lo que eres. La mentira y el engaño es un arte, la honestidad una virtud devorada por la ambición. Las iglesias han dejado de predicar el evangelio de Jesús que nos lleva al amor, compromiso y sencillez, para proclamar la riqueza, el poder y la exaltación de los hombres, que se lucran tomando a Dios como fórmula de inversión y el reino de los cielos en la bolsa de valores. Estos son los tiempos descritos por el mismo Jesús en Mateo 24:22 en donde expresaba la crisis que viviría el cristianismo en los últimos tiempos. ¿Y qué hacer frente a esta cruda realidad? Mantenernos firme en los principios sólidos del Evangelio y tratar de atenuar hasta donde nos sea posible el caos social que nos ha tocado vivir.

Anuncios
Categorías:Etica, Opinión
  1. María Cristina Casale
    20 octubre 2014 en 16:55

    UNA IDEA PARA CAMBIAR AL MUNDO

    Todos sabemos que nuestro planeta está super poblado y que la sobrepoblación lleva a flagelos como el hambre, las guerras, pestes… también es cierto, que estamos provocando la extinción de muchas especies, calentamiento global, falta de agua potable y energía.
    En otras palabras… nuestro planeta está al borde de reaccionar ante todos los abusos de la humanidad. No llegamos a entender que formamos parte de un todo y que nuestra vida es muy corta (70, 80, 90 años máximo, no?). Nuestra existencia en la Tierra es sólo un chasquido de dedos y en ese chasquido deberíamos procurar dejar un mundo mejor a nuestros jóvenes. Pero, por el contrario, cada vez más nos hundimos en una maraña de violencia, inseguridad, pobreza, hambre, falta de vivienda, de salud, de educación, de justicia, abortos… Te imaginás nuestro mundo dentro de 100 años?
    Nuestra realidad sería completamente diferente con sólo proteger a nuestros adolescentes menores de 21 años del embarazo y que cada hombre o mujer mayor tenga el derecho de decidir, consciente y responsablemente, cuando tener un hijo… Ahora… imaginá nuestro mundo dentro de 100 años…!
    En 100 años la población mundial habría disminuido a menos de la mitad de la actual, pero el mundo estaría poblado por seres formados con amor y responsabilidad… Casi que se parecería al Edén prometido, no?
    “Ve y poblad la Tierra!” Se nos mandó en el comienzo de los tiempos, también se nos dice que fuimos creados por Dios a su imagen y semejanza y si Dios dio origen a la vida, nosotros también podemos dar vida y no sólo tener crías como lo hacemos actualmente y seguir tirando al mundo hombres y mujeres resentidos, carentes de amor y llenos de egoísmo. Tenemos el poder de decidir nuestro futuro!!!
    Los que han leído esta propuesta me dicen que la Iglesia sería la primera en rechazarla pero, ante la caótica realidad que nos rodea, considero que es el único camino que nos llevaría a cambiar el mundo… Hoy las parejas se unen en matrimonio por un amor físico que, en la mayoría de los casos en unos pocos años se acaba… Y si el matrimonio se transformara en el compromiso entre un hombre y una mujer a dar vida a un nuevo ser humano formado con amor y responsabilidad?… Imagínenlo!… Sin duda, al cabo de menos de 100 años estaríamos a un paso de la “utópica” realidad de la PAZ MUNDIAL.
    Viéndolo desde el punto de vista científico, formamos parte de un inmenso todo que cambia y cambia todo el tiempo, dando nacimiento a nuevos planetas, estrellas, galaxias… Nosotros formamos parte de los seres vivos y sabemos que, desde que se encendió la chispa de la vida, lo único que ha hecho es evolucionar y perfeccionarse cada día más, lo único que necesita es tiempo. Y después de cientos de millones de años, el resultado somos nosotros, hermosísimos seres complejamente formados y con un cerebro apto para las más increíbles proezas individuales.

    Somos el único ser sobre la Tierra consciente de la realidad que nos rodea: ¡Estamos al borde de la extinción! Pero a diferencia de los dinosaurios, nosotros lo sabemos y no hacemos nada para intentar revertirlo. Todo lo que ha hecho la vida desde su inicio es evolucionar y si nosotros no lo hacemos, vamos a extinguirnos.
    Hace algún tiempo atrás, leí un cuento en donde se encontraba a la deriva un buque con un gran cargamento de trigo y una pareja de ratas. Al cabo de algunos años, las ratas se habían multiplicado exponencialmente y el cargamento de trigo se estaba acabando… El futuro de estas ratas es inminente… y el nuestro también…
    Debemos dejar de multiplicarnos exponencialmente! A diferencia de las ratas, nosotros podemos hacerlo y sólo traer al mundo seres para ser formados con amor y responsabilidad.
    Hasta ahora la humanidad ha sido como un gran tronco al ras de la tierra, donde las chispas de vida (nosotros) se encienden individualmente, dan lo que pueden y se apagan sin dar crecimiento al tronco de la vida… Debemos evolucionar y transformarnos en seres más aptos para funcionar como un todo… y nuevamente tengo que decir: con amor y responsabilidad…
    Los gobiernos de cada país se devanan los sesos buscando solucionar los problemas de sus ciudadanos, poniendo parches que no solucionan el problema de fondo y sólo deben procurar “cortar por lo sano” para comenzar este nuevo camino en que nos brinden (tanto a ricos, poderosos, trabajadores, adictos, enfermos y pobres) un nuevo derecho, el derecho a decidir dar vida. Protegiendo a nuestros menores de 21 años del embarazo y a los ciudadanos mayores darles el derecho a decidir, en comunión con su pareja, cuando tener un hijo. Pero, OJO! Si no es tomado como prioridad nacional, no lo vamos a lograr! Y bien que vale la pena intentarlo porque con la aplicación de este nuevo derecho vamos a sanear, al mismo tiempo, a nuestra sociedad y a nuestro planeta. Hagámoslo! Ya hemos probado todos los demás caminos y hemos comprobado que no llevan a ninguna parte.
    No es tan difícil! Claramente estoy hablando de anticonceptivos para hombres y mujeres que brinden seguridad por varios años. Y no digan que es imposible! Si hace más de 40 años llegamos a la Luna, sin duda contamos con este tipo de anticonceptivos en los tiempos actuales y si no fuera así a fabricarlos, ya casi no tenemos tiempo!

    Cristina Casale
    DNI 16.982.816

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: