Inicio > Biocombustibles > Biocombustibles: ¿opción viable?

Biocombustibles: ¿opción viable?

Sábado 31 Marzo 2007

Antonio Martín

Los biocombustibles –dice la BBC de Londres– en lugar de solucionar el cambio climático, podrían terminar dañando más al medio ambiente. Esa es la conclusión de una investigación realizada por investigadores españoles. Muchos, en la política y la ciencia, ven a los biocombustibles como una fuente limpia y renovable de energía y una alternativa para reducir la emisión de gases contaminantes y el deterioro del medio ambiente.

Sin embargo, un nuevo estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología del Medio Ambiente de la Universidad de Barcelona afirma que el uso de biocombustibles conlleva un impacto negativo tanto económico, social, como medioambiental. Los biocombustibles –como el biodiesel y el etanol– se derivan de productos orgánicos como el maíz, caña de azúcar, aceites vegetales o estiércol de vaca. El principal argumento a favor de los biocombustibles es que ayudarán a reducir la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera dijo a BBC Ciencia Daniela Russi, quien llevó a cabo la investigación.

Sin embargo tal como señala Daniela Russi, un análisis más detallado del ciclo de vida del biodiesel revela que el ahorro de energía y de CO2 no es tan alto como se piensa, e incluso podría ser negativo. La materia prima que se usa en la producción de biocombustibles se obtiene mediante agricultura intensiva.

Este sistema implica un alto uso de fertilizantes, pesticidas y maquinaria, ya que con métodos agrícolas menos intensivos, la producción sería mucho menor y los requerimientos de tierra y costos serían mucho más altos, afirma Russi. Este proceso requiere además del uso de combustibles fósiles (carbón y petróleo) tanto durante las fases de producción como en el transporte desde y hacia las plantas de procesamiento.

Otro argumento que a menudo escuchamos a favor de los biocombustibles es la contaminación urbana. Estos combustibles no sólo se ven como una opción “verde” global y local para reducir la contaminación del tráfico y todos los problemas de salud asociados a ésta. En realidad -dice Daniela Russi- las ventajas en este aspecto son muy modestas.

Según la investigadora, si se sustituyera la gasolina diesel con una mezcla de 5.75% de biodiesel –tal como intenta establecer la Unión Europea– los óxidos de nitrógeno (NOx) aumentarían de forma insignificante y los hidrocarburos (HC) y el monóxido de carbono (CO) disminuirían respectivamente 6% y 3%.

Frente a estas modestas ventajas, las desventajas de la producción a gran escala de biodiesel, son enormes. Estas desventajas, dice, incluyen los enormes requerimientos de tierra para cultivar, la sustitución de cosechas alimenticias por monocultivos, la deforestación para cultivos energéticos. Esto a su vez conduciría a la desaparición de la biodiversidad, la disminución de tierras fértiles y agua y los efectos sociales negativos como el desplazamiento de comunidades locales.

Otra posible consecuencia –afirman los investigadores– es la reducción en la disponibilidad de alimentos. Un ejemplo reciente se vio con el precio del maíz en Estados Unidos que aumentó a su valor más alto en 10 años debido a la creciente demanda en ese país de bioetanol derivado de maíz.

México –principal importador de maíz de Estados Unidos– resultó especialmente afectado ya que la gente debió pagar hasta 30% más por uno de sus alimentos básicos: la tortilla de maíz. En conclusión –dice Daniela Russi– el biodiesel no contribuirá a la solución de los problemas derivados de nuestra dependencia en los combustibles fósiles.

Incluso –agrega Daniela Russi– ésa es una idea que puede ser hasta peligrosa. porque podría fomentar un falso optimismo de que hay una solución tecnológica para resolver el problema de nuestra excesiva dependencia a los combustibles fósiles. Y la única forma posible de lograrlo es modificar nuestros patrones de consumo con medidas de ahorro energético y de diversificación de fuentes de energía.

Para Bush, casi el principal objetivo de su viaje a Brasil fue tratar con Lula el problema del etanol derivado de la caña de azúcar para disminuir la dependencia excesiva del petróleo. Con esto, estaría dando un golpe bajo también a su “amigo” Hugo Chávez y acólitos que lo secundan.

Anuncios
Categorías:Biocombustibles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: